martes, 10 de junio de 2008

El Camino Natural de La Alfranca recupera 15 kilómetros de naturaleza junto al Ebro

10.6.2008.



En http://www.aragonliberal.es/noticias/noticia.asp?notid=11184

El vicepresidente de Aragón, José Ángel Biel, acompañado del consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, ha inaugurado esta vía de 15 kilómetros que une Zaragoza con el CIAMA-La Alfranca


El Camino Natural de La Alfranca recupera 15 kilómetros de naturaleza junto al Ebro
La infraestructura peatonal, que recorre la ribera del Ebro por Zaragoza, Pastriz y La Puebla de Alfindén, ha tenido un coste de nueve millones de euros, financiados dentro del Plan de Acompañamiento de la Expo y del programa Aragón 2008
El vicepresidente de Aragón, José Ángel Biel, acompañado del consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, ha inaugurado hoy el Camino Natural de La Alfranca, una vía peatonal de 15 kilómetros que une el barrio de Las Fuentes de Zaragoza con el Centro Internacional del Agua y el Medio Ambiente (CIAMA-La Alfranca), a través de los términos municipales de Zaragoza, La Puebla de Alfindén y Pastriz.
Fotografia relacionada con la nota de prensa

El coste de los trabajos ha sido de 9 millones de euros, financiados dentro del Plan de Acompañamiento de la Expo y el programa Aragón 2008. Las obras han sido ejecutadas por el Departamento de Medio Ambiente, a través de la empresa pública SODEMASA.

Los asistentes al acto inaugural han recorrido el Camino Natural en un tren turístico, desde su comienzo, en el Paseo Echegaray y Caballero de Zaragoza.. A la altura de La Cartuja Baja, se ha construido un puente peatonal, que se ha bautizado como Pasarela del Bicentenario . En este lugar, se ha descubierto una placa instalada a iniciativa de la Asociación Jerónimo Zaporta, en recuerdo de cinco jóvenes que fallecieron ahogados el 14 de mayo de 1944 en este tramo del Ebro. El camino finaliza en el CIAMA-La Alfranca, en un original Jardín de Rocas, concebido a modo de juego de la oca.

Trenes turísticos

Para disfrutar del Camino Natural, se pone en marcha un servicio de trenes turísticos, que realizarán recorridos desde Zaragoza hasta el CIAMA-La Alfranca, con explicaciones y audioguía sobre los principales puntos del recorrido. Además, el Departamento de Medio Ambiente instalará un punto de información del Camino Natural con monitores ambientales en La Alfranca y otro en el área de Zaragoza, donde también está previsto contar con un rocódromo infantil.

El Camino Natural de La Alfranca ofrece una nueva oportunidad de relación con la naturaleza. Concebida para el disfrute y la interpretación ambiental, en su recorrido se encuentran muchas de las claves que explican la actual configuración del paisaje del valle medio del Ebro. Estará abierto para su recorrido a pie, en bicicleta o a caballo.

Una nueva mirada al Ebro

El recorrido actual del Camino natural tiene sus orígenes en los caminos que discurrían por la margen derecha del Ebro, entre Zaragoza y las inmediaciones de la Reserva Natural de los Galachos de La Alfranca de Pastriz, La Cartuja y El Burgo de Ebro, pero que carecían de continuidad. Fue en 2001 cuando diversas asociaciones plantearon un único camino de ribera. El Departamento de Medio Ambiente asumió este reto e incorporó esta previsión al Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de los Sotos y Galachos del Ebro (tramo Zaragoza Escatrón).

El Gobierno de Aragón recuperó en 2005 la finca La Alfranca, con la restauración de sus edificios y jardines históricos y la creación del Centro Internacional del Agua y del Medio Ambiente (CIAMA), lo que ha incrementado notablemente la afluencia de visitantes a este espacio. Por ello, el Gobierno aragonés decidió apostar por este proyecto, que se incluyó dentro del Plan de Acompañamiento de la Expo 2008 y del Programa Aragón 2008, que plantea principalmente un nuevo modelo innovador en la interpretación y disfrute del medio natural.

Los autores del proyecto del Camino son José Miguel Marco Olloqui -SERS y Antonio Romeo -ROM VIII, y la empresa pública SODEMASA del Departamento de Medio Ambiente ha sido la responsable de la gestión de la ejecución y dirección de las obras. El proyecto de Camino Natural La Alfranca ha aportado soluciones singulares a una demanda social, profundizando en compatibilizar la afluencia de usuarios a un espacio natural de gran valor con el necesario respeto al ecosistema. Un proyecto medioambiental como éste es un ejemplo novedoso de contribución a la conservación y mejora del medio natural y el paisaje a través de acciones específicas y de la educación ambiental.

Hacia el Soto de Cantalobos y la desembocadura del Gállego

El Camino Natural de La Alfranca, si lo acometemos desde Zaragoza hasta Pastriz, comienza en el Paseo Echegaray y Caballero de Zaragoza, a continuación del azud del Ebro, junto al Puente Giménez Abad. Tras pasar por debajo de los puentes del tercer cinturón de Zaragoza y del AVE, se avanza en dirección al Soto de Cantalobos. El camino discurre aquí entre fresnos, álamos y chopos de gran porte que proveen de gran frescor a esta primera zona. Podemos observar también la desembocadura del río Gallego, con su desarrollado bosque de ribera y una mejana o isla formada en los últimos años.

Superado el tramo anterior el camino avanza mediante una doble vía, una peatonal y otra para el resto de usuarios (bicicletas, caballos o tren turístico), separadas por una plantación. Se han plantado bosquetes en áreas que tenían el suelo o la vegetación degradada. Pasado el cuarto cinturón de Zaragoza, el camino transita sobre una mota de defensa contra la erosión, y el río Ebro se hace visible desde diferentes tramos y miradores.

Soto de Las Perlas y Pasarela del Bicentenario

Continuando el avance en dirección La Cartuja, pasamos por el Soto de Las Perlas y por una antigua gravera en donde se han centrado gran parte de los esfuerzos de restauración. Desde aquí se continúa hasta la nueva Pasarela del Bicentenario, diseñada por Luis Javier Sanz Balduz. Se trata de una estructura de tipo cajón cilíndrico de perfil tubular metálico, formado por 8 hélices. Es una pasarela singular, isostática de 5 vanos que cubre una longitud total de 182 metros. Desde allí, el visitante puede acercarse al conjunto histórico de la Cartuja o seguir hasta El Burgo de Ebro por las vías pecuarias.

En el kilómetro 7, ya en la pasarela, se puede observar tanto el río Ebro como las huertas de Movera y Las Fuentes, así como la depuradora de La Cartuja. Una vez cruzado el río el camino alcanza el Soto de Urzaiz, en donde aún puede observarse la singularidad de un galacho en avanzado estado de colmatación.

Soto Benedicto y huertas de Pastriz

El camino avanza hasta el Soto Benedicto, en el término de Pastriz, y las inmediaciones de la Reserva Natural. El camino respeta en todo momento el espacio natural protegido, si bien éste puede ser recorrido siguiendo los caminos y senderos acondicionados desde este punto. El tramo siguiente, hasta Pastriz, transita por la huerta de esta localidad. Aquí se ha optado por la realización de una doble vía con sendero peatonal separado.

Tras pasar un pequeño tramo periurbano, la vía natural continúa en forma de sendero arbolado hasta el Jardín de Rocas del Centro Internacional del Agua y el Medio Ambiente (CIAMA) en la finca La Alfranca. A través de una vía complementaria, el recorrido por este margen puede prolongarse hasta las proximidades del Soto del Rincón Falso, en el municipio de El Burgo de Ebro.

Un jardín con 230 rocas y 7.600 plantas

El Jardín de Rocas del CIAMA es ha sido concebido como un recurso para la educación ambiental de gran originalidad desde el punto de vista arquitectónico, y que contiene una muestra de rocas y minerales de Aragón. En él se han plantado más de 7.600 ejemplares de diversas especies vegetales, 230 rocas de gran tamaño y una muestra de minerales ofrecida por la Asociación Mineralógica de Aragón y el Instituto de Educación Secundaria Avempace. Este Jardín es obra de Carlos Martín La Moneda y representa el Juego de la Oca, con estructuras alusivas a este juego como la noria, el puente o el laberinto.

47.000 m2 de espacios degradados rehabilitados

Asociado al camino natural, e integrándose en su concepción, se ha procedido a la restauración de varias superficies degradadas dispuestas a lo largo de su recorrido. La intervención ha consistido principalmente en la retirada de basuras y escombros, la recuperación de la morfología del terreno y la plantación de especies vegetales propias del ecosistema de ribera. La superficie total incorporada al programa de restauración ha sido de 47.000 m2 aproximadamente.

El número total de especímenes vegetales plantados a lo largo del camino natural (sin contar el jardín de rocas) y en las áreas degradadas ha sido de 2.600, que serán incrementados en próximas temporadas. Las especies más utilizadas han sido fresno, chopo, álamo, sauce, tamariz, cornus y el aligustre. En el Soto de Cantalobos, integrado en el Lugar de Importancia Comunitaria Sotos y Mejanas del Ebro , en la Red Natural de Aragón, el Gobierno de Aragón ha adquirido 6,1 hectáreas para su protección.

No hay comentarios: